lunes, 10 de febrero de 2014

Lo que ha llovido o reflexión sobre mi nivel de competencia digital


Como parte del MOOC que estoy cursando en este momento toca hacer una actividad de reflexión en voz alta acerca del grado de competencia digital que poseo. Así que vamos manos a la obra y espero no dejarme nada en el tintero ;) o mejor en el portapapeles.
Justo hace un par de meses me tocó autoevaluarme con la Parrilla interactiva EPG.





La duda precisamente me surgía si decidirme por el 3.1 o el 3.2 y paso a explicar un poco mis andaduras puntoceriles hasta este momento.
Todo comenzó allá por el año 2005 cuando decidí continuar con mi formación académica. El hecho de trabajar en un país donde el español no era lengua oficial hizo que, como la mayoría de los profes que nos dedicamos al ELE, me decantara por un máster virtual que me diera paso a lo que posteriormente sería un doctorado. Y ahí me encontré por primera vez con la WebCT, luego vinieron otras plataformas y otros cursos en el Centro de Formación de Profesores del Instituto Cervantes.
En 2009 empecé a experimentar con las redes sociales en el aula de ELE. Aquí os dejo un vídeo que hice en aquel momento para participar en unas Jornadas del Ministerio de Educación en el año 2010 donde fui invitada a participar pero que finalmente por motivos ajenos a mi voluntad no pude asistir.
Una experiencia parecida a la del 2009 llevé a cabo con un grupo de nivel C1 en el Instituto Cervantes de Varsovia.






















La experiencia previa a este curso ha sido y sigue siendo el reto que me supone trabajar como co-autora en el manual de enseñanza de español como lengua extranjera Generación 3.0, una propuesta unificada de libro de texto, cuaderno de actividades y guía del profesor en la que no solo se han diseñado sus Tareas Digitales con herramientas colaborativas, sino que a través de las mismas pretende acercarse didácticamente a su público meta, los adolescentes y pre-adolescentes que empiezan a estudiar español, es decir, a nativos digitales. A su vez, todo ello supone para mí la necesidad de estar al día y un interés continuo por estar actualizada.

Sin embargo, este curso es un salto cualitativo que me abre nuevas perspectivas a lo que supone realmente ser docente competente digital, lo que se traduce en:

- Ser consciente de mi PLE.

- Participar en redes de intereses de manera más activa con otros profesionales del ELE y de otras lenguas extranjeras.

- Curar contenidos.

Espero seguir aprendiendo en este curso con los contenidos y con la estupenda red de profes implicados en la tarea de facilitar y gestionar espacios de aprendizajes.




Instagram